Hoy comienza el juicio contra una banda de inmigrantes sudamericanos que se dedicaban a violar a chicas de entre 17 y 24 años en un parque de Madrid, a simple vista parece un crimen normal, pero el multiculturalismo que nos llega de fuera deja muy por debajo lo llamado crimen.

El 'modus operandi' del grupo consistía en intimidar a la pareja de la chica con navajas y luego el jefe del grupo apartaba a la chica a otro lugar más oscuro y la violaba, mientras el resto de los miembros robaba y controlaba al novio. En total, el grupo atacó a siete parejas, de las que cuatro acabaron con violación y tres con lesiones por arma blanca de escasa gravedad.

La Policía detuvo a los integrantes de la banda de violadores en octubre de 2007, entre los que figuraba Cesar U.Q y varios menores de edad. El líder de la banda, calificado de 'violador en serie', elegía a víctimas de entre los 17 y los 24 años, ayudándose de sus compinches para perpetrar las violaciones, la mayoría de ellas en presencia de la pareja de las chicas. En ocasiones, ponía a los novios como colchón en las violaciones y ambos eran sometidos a vejaciones.

La primera denuncia tuvo lugar el 16 de agosto de 2007, por una agresión sufrida por una pareja en la que violaron a la chica y robaron a su novio mientras le controlaban. A este hecho le siguieron otros seis: en tres de ellos hubo agresión sexual; en dos, lesiones; y en todos, robo con violencia o intimidación. Uno de los jóvenes recibió una puñalada en la espalda al defender a la joven y resistirse al atraco.

El último caso tuvo lugar el pasado 22 de septiembre. La pareja asaltada se resistió y forcejeó con el delincuente, que les causó cortes en antebrazos y manos. A pesar de todo, no pudieron evitar el robo. En ocasiones, obligaban a las víctimas a entregarles sus tarjetas de crédito y a facilitarles la clave de acceso de las mismas. Posteriormente, y mientras eran abordados y vigilados, uno de los malhechores se dirigía a un cajero para extraer todo el dinero posible.

La Audiencia Provincial de Madrid comenzará a juzgar el próximo 29 de junio a tres integrantes de esta banda de violadores; un boliviano, una colombiana y un ecuatoriano. Serán juzgados César U.Q., Giovanny Xavier V.S y Lesly Carolina I.H., mientras se encuentran en paradero desconocido Andrés Felipe G.M. y Jorge A.C.

En el escrito de acusación, el fiscal solicita para César U.Q. un total de 87 años de prisión por cuatro violaciones, seis delitos de robo con intimidación y tres faltas de lesiones. Los otros dos acusados se enfrentan a 18 años y medio de cárcel por un delito de violación y un robo con intimidación.

Posiblemente ninguno cumpla mas de 10 años de cárcel, sin embargo las víctimas, incluidos los novios, llevan años en tratamiento psicológico y ya han sido condenados de por vida porque ninguno olvidará lo ocurrido jamás y nunca podrán llevar una vida normal, los violadores saldrán a la calle en cuatro días y podrán volver a unirse a cualquier banda latina para poder seguir con sus fechorías.